MICAELA, POR UN PAÍS MEJOR

En algunas ocasiones me he preguntado qué es lo que define como histórico a un momento o a una época en el devenir de una Nación. Y creo entender que son esos hechos o serie de hechos que nos atraviesan a todos y que constituyen un antes y un después en la realidad social.
De ser así, no me caben dudas de que los argentinos estamos viviendo un momento histórico. Y la aprobación de la llamada Ley Micaela es un hito fundamental en este contexto de lucha por la igualdad entre el hombre y la mujer y por la erradicación de la violencia de género.
Estamos siendo no solo testigos y partícipes de estos acontecimientos, sino protagonistas. De ese protagonismo activo, sobre todo por parte de la mujer, surgió la presión social para que el proyecto presentado el año pasado integrara el temario de las sesiones extraordinarias del Congreso Nacional.
Y como tiene que ser, los representantes del pueblo respondieron a la demanda de sus representados.
De ahora en más todos los funcionarios de la gestión pública, sin importar jerarquía ni forma de contratación, el ámbito ni poder en el que desempeñe sus funciones -Ejecutivo, Legislativo y Judicial- serán formados y capacitados en perspectiva de género.
Todos los agentes del Estado deberán cursar y aprobar cada año la capacitación. El incumplimiento será considerado una falta grave que incluirá sanciones y obstaculizará el ascenso a un cargo superior en caso de que corresponda.
La capacitación apunta a la prevención de la violencia de género en todas sus formas.
Una vez más, Argentina se pone a la vanguardia en materia de derechos sociales, porque hay una convicción mayoritaria de que debemos rearmar entre todos una sociedad más igualitaria, justa y sin violencia.
Esta ley tiene un nombre y también es un homenaje. Micaela García, de 21 años, fue violada y asesinada a la salida de un boliche, en Gualeguay, por un hombre que ya tenía antecedentes de ataques sexuales. Activista del movimiento Ni una Menos y militante del Movimiento Evita, Micaela luchaba por un mundo mejor.
Esta ley hace honor a su lucha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *