SERLO, PARECERLO… Y DEMOSTRARLO

En una época en que la información adquiere una importancia fundamental en cualquier orden de la vida de las personas y de las instituciones, la transparencia en el manejo de la cosa pública no es ya una opción a criterio de una gestión o de un gobierno de turno, sino una obligación.
En tal sentido, el reciente informe dado a conocer por el Centro de Información de Políticas Públicas para el Crecimiento y la Equidad (CIPPEC) sobre el mejoramiento en este aspecto de Tierra del Fuego nos confirma algo de lo que estamos convencidos: vamos por el buen camino.
En principio, hay que decir que el CIPPEC es una ONG independiente que promueve un mejoramiento en las políticas públicas. Su objetivo es consolidar una sociedad más justa, democrática e inclusiva, en la que todas las personas puedan desarrollarse en libertad.
En ese contexto, entre otros estudios anualmente elabora un informe sobre transparencia presupuestaria y fiscal de las 24 provincias argentinas.
En el 2018, Tierra del Fuego avanzó del puesto número 19 al número 8 en ese ranking y se ubicó en el lote de las provincias con mayor transparencia en el manejo de presupuesto y rentas públicas.
El organismo destaca la incorporación a la página web de Tierra del Fuego de información indispensable para que cualquier ciudadano que se muestre interesado pueda acceder a lo que se está haciendo, en qué se está gastando, qué porcentaje de lo presupuestado se ejecutó, etc. Es decir, información. O para ser más claros -porque de eso se trata-: transparencia.
Debemos sentirnos orgullosos de este reconocimiento -plasmado y destacado en el informe de la CIPPEC-, no solo porque constituye un notable avance respecto a años anteriores, sino también porque eleva la vara.
De ahora en más, debemos compararnos con nosotros mismos. El desafío es superarnos, no solo ser eficientes en el manejo de las cuentas públicas, sino también comprobarlo. No es adherir a la vieja fórmula del “serlo y parecerlo”. Es una una instancia superadora: “serlo y demostrarlo”.
Que no queden dudas de que la gestión que encabeza la gobernadora Rosana Bertone aspira a alcanzar la cima en ese ranking de transparencia de la gestión pública.
Porque el objetivo ha sido y seguirá siendo que el ciudadano fueguino sepa cuáles son las acciones que lleva adelante su gobierno. Requisito fundamental que marca nuestra Constitución, que cimienta el nuestro sistema representativo, pero que sobre todas las cosas, consolida un mandato insoslayable de una sociedad moderna y democrática: la confianza de la sociedad en sus dirigentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *