POR MANDATO HISTÓRICO Y COMPROMISO PATRIÓTICO

Los fueguinos protagonizaremos este miércoles un paso más en un proceso histórico no solo para nuestra provincia sino para la República.
Con el proyecto de la denominada Ley Malvinas -que será presentado mañana en el Salón Héroes de Malvinas del IPRA de Río Grande-, Tierra del Fuego confirma su liderazgo en el reclamo de soberanía sobre su territorio y marca un hito en la negociación bilateral con el Reino Unido de Gran Bretaña.
La causa Malvinas es para cada uno de los habitantes de nuestra provincia motivo de orgullo, de memoria y de reivindicación. Nos une con esta porción de nuestro territorio la historia, la geografía, el derecho y la identidad. Su recuperación es un objetivo que nos identifica, nos une y nos compromete, más allá de cualquier diferencia.
Por eso, la gestión que encabeza nuestra gobernadora Rosana Bertone ha hecho de esta causa una prioridad que a través de este proyecto impulsado por dos de nuestros senadores nacionales, pretende trascender los límites de nuestra provincia para convertirse en una verdadera política de Estado Nacional.
La Ley Malvinas exige que todo instrumento jurídico internacional que establezca derechos y obligaciones, sin importar su denominación particular, cuyo objeto y fin involucre directa o indirectamente a las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes deberá contar con la aprobación del Congreso de la Nación de conformidad con el artículo 75 inciso 22 de la Constitución Nacional.
De esta manera, los fueguinos y los argentinos tendremos la garantía de que ningún gobierno podrá, de la noche a la mañana, generar compromisos que pongan en juego nuestro reclamo de soberanía, sin antes contar con amplios consensos entre las distintas fuerzas políticas que integran nuestra democracia.
De aquí en más, cualquiera sea el espacio político que conduzca los destinos de la Nación desde el Poder Ejecutivo, deberá buscar consenso a donde están los representantes del pueblo argentino y de sus provincias, es decir en el Poder Legislativo.
Este proyecto constituye la primera acción específica desde el conflicto bélico de 1982 que busca avanzar, concretamente, en la implementación de una verdadera política de Estado.
A lo largo de la historia reciente y a partir del restablecimiento de las relaciones entre Argentina y Gran Bretaña, hemos visto que con la intención de obtener el favor del Reino Unido o con la promesa de supuestos beneficios económicos para nuestro país se han realizado acuerdos completamente intrascendentes o peor aún, nocivos, sin representar ningún avance en nuestro reclamo histórico. Por el contrario, han afianzado la intransigencia británica para resolver la disputa de soberanía de conformidad a lo establecido por las Naciones Unidas y el derecho internacional.
Cada uno de esos acuerdos se hizo a espaldas de los fueguinos y de todo el pueblo argentino representado en el Congreso de la Nación.
De ahora en adelante, cada acción de gobierno en materia de política internacional que involucre directa o indirectamente la cuestión Malvinas deberá ser analizada y debatida por el amplio espectro político con representación parlamentaria. Y fundamentalmente deberá ir en la búsqueda del objetivo central e irrenunciable de recuperar el ejercicio de la soberanía de los archipiélagos australes.
Una vez más, los fueguinos estamos haciendo historia. Detrás de este proyecto nos encolumnamos todos. Por responsabilidad ciudadana, por mandato histórico y por compromiso patriótico. Aquí estamos y allí estaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *