UN COMPROMISO DOBLE

Para la dirigencia política, para el militante, para quien aspira a ocupar un cargo electivo, un proceso electoral representa un desafío. Pone a prueba su capacidad para exponer sus ideas, sus proyectos, su experiencia en caso de que la tuviera o sus intenciones de renovación en la política. Prueba que será superada sí o solo sí el pueblo decide darle su voto de confianza.
Una campaña electoral supone un esfuerzo de todo tipo. Y para el caso de quienes ocupamos un cargo en la función pública, es doble. Cuando decimos “redoblar esfuerzos” no es una metáfora. Es una realidad.
O debiera serlo. Porque aquí también se pone a prueba la responsabilidad de un dirigente. Su obligación es para con la ciudadanía que oportunamente lo honró con su voto. Nada puede hacer descuidar ni un segundo su tarea, sea legislativa o ejecutiva. Mal puede prometer, plantear y proyectar aquel que no está dando muestras de su compromiso con la función pública en el aquí y el ahora.
Lo que no quiere decir que se desentienda de la campaña. Porque las convicciones personales y colectivas están puestas al servicio de un proyecto. Desde el lugar que le toque ocupar -en una lista o fuera de ella- su vocación es trabajar el doble para la concreción de los ideales de su espacio político.
El mío, como desde el primer minuto que asumí, es acompañar el proyecto que encabeza la gobernadora Rosana Bertone. Básicamente porque por trabajo, gestión, iniciativa, eficiencia y responsabilidad lo merece. Pero sobre todo, porque lo merece nuestra provincia.
Y también es mi compromiso aportar para el triunfo del justicialismo a nivel nacional. Para torcer este rumbo político y económico que nos ha llevado a uno de los momentos más penosos de nuestra historia. Que Tierra del Fuego lo ha padecido particularmente.
Pero me gustaría poner el acento en la responsabilidad de un funcionario y una gestión. Que en tiempos electorales debe profundizarse. Y así lo estamos haciendo desde la provincia, porque un minuto de distracción significan oportunidades perdidas, conflictos sin resolver obras sin concretar.
En ese contexto, el gobierno de la provincia continúa trabajando. El pasado miércoles la Televisión Pública Fueguina encendió su señal en la Antártida, iniciando de esta manera el despliegue de su servicio “público, gratuito y de alta calidad” en esa parte de nuestro territorio. Es el primer paso de una iniciativa que en breve comprenderá también a la Base Esperanza y a la Escuela”.
También nuestra gobernadora emprendió una gira por la provincia de Córdoba, donde presentará el proyecto de Ley Malvinas, una iniciativa histórica en materia de soberanía nacional que requiere de un verdadero consenso federal para ser aprobado en el Congreso de la Nación.
A la par, se reunirá con empresarios cordobeses para mostrar el potencial de Tierra del Fuego en distintas áreas, como el Laboratorio del Fin del Mundo, que ya firmó un convenio con el Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba.
En definitiva, una gestión que tiene en claro que su compromiso es con la ciudadanía, lejos de desacelerar su trabajo en épocas de campaña lo redobla. El esfuerzo es doble.
Porque así lo exige el compromiso asumido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *