HEMOS RECUPERADO LA SALUD

En materia de función pública -como en otros ámbitos de la comunidad- hay datos que son objetivos, hay realidades concretas y hay proyectos.
A más de tres años del inicio de la gestión de la gobernadora Rosana Bertone no podemos caer en el desacierto que comete el gobierno nacional cuando insiste con la “pesada herencia recibida”. Y no porque en el caso de nuestra esa sentencia sea falsa: a diferencia de la administración de Mauricio Macri, Tierra del Fuego tiene mucho para mostrar de lo hecho desde diciembre de 2015 hasta hoy. Porque como peronistas no nos apartamos de aquella máxima que plantea que la única verdad es la realidad. Y también porque reconocemos que a pesar de lo hecho, todavía queda mucho por hacer.
Concretamente, en materia de salud iniciamos la gestión con un sistema público en situación terminal, con falta de insumos, equipamientos y personal, que era padecido por todos los fueguinos.
Desde el primer día, se puso en marcha una serie de políticas tendientes a devolverle a la provincia el orgullo de volver a tener el mejor servicio de salud del país.
Se trabajó básicamente sobre dos pilares: una fuerte inversión en infraestructura y equipamiento, y un mejoramiento en la eficiencia en la gestión y prestación de la salud tanto centralizada (hospitales) como descentralizada (CAPS).
Paralelamente, se recuperó el rol de la Obra Social (OSEF) a través de la cancelación de deudas históricas y la restitución de su rol específico, devolviéndole integralidad y articulación. Además, se han hecho denodados esfuerzos a fin de hallar las estrategias adecuadas que nos permitan resolver una carencia estructural, cual es la radicación de especialistas, un problema que es compartido por las provincias alejadas de los grandes centros de formación médica y que requiere no solo de una fuerte inversión, sino de beneficios comparativos para que los profesionales quieran radicarse en nuestras ciudades.
Solo por enumerar algunos de los logros, podemos hablar de las obras en el HRRG; la ampliación del Centro Asistencial Tolhuin; la inauguración de CAPS N° 8 (Río Pipo); la reapertura del CAPS N°2 (Kuanip); del Centro de Rehabilitación y Hospital de Día de Salud Mental en Ushuaia; la creación de dos Casas de Salud para futuras mamás de Tolhuin en Río Grande. También se iniciaron las obras de ampliación de Hospital Regional Ushuaia.
Desde diciembre de 2015 a octubre de 2018, se invirtió solo en equipamiento para la salud, casi 107 millones de pesos, más la incorporación a planta permanente de 122 médicos, 84 enfermeros y 60 profesionales de otras áreas de la salud, como así también con la contratación de servicios médicos para Terapia Intensiva Pediátrica, Hemodinamia, Oftalmología, Traumatología, Neonatología.
La implementación del sistema de Triage permite un conocimiento inmediato de cada uno de los pacientes que ingresan a emergencias. La adhesión al Sistema de Gestión de Calidad ISO 9001 tiende a una excelencia en la atención. Cerca de 50 mil familias ya han participado en el programa “TDF en Familia”; más de 5 mil personas accedieron a vacunas. 496 consultas bucodentales y 2.512 inscripciones al Plan Sumar se realizaron a través de este novedoso programa de prevención.
La puesta en marcha del Laboratorio del Fin del Mundo ya está rindiendo sus frutos y su proyección a futuro no tiene techo, superando los límites de la provincia y del país.
Esto es solo parte de una realidad que podemos mostrar. Pero no es suficiente. Todavía quedan aspectos por resolver y mejorar aún, en la búsqueda de una mayor calidad y excelencia que los fueguinos merecen.
Sabemos de dónde venimos, nos permitimos mostrar lo que hemos hecho. Pero ante todo, nos seguimos comprometiendo a continuar con el objetivo de recuperar el orgullo que, también en materia de salud, supo tener Tierra del Fuego. Y hacia allí vamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *