UN PRIMER PASO PARA LA GRAN RECONSTRUCCIÓN

Lo hemos dicho en más de una oportunidad y orgullosamente en Tierra del Fuego pasamos de las palabras a los hechos: la unidad no se construye desde aspiraciones personales, intereses sectoriales, caprichos ni miradas miopes. La unidad es el andamiaje imprescindible para una verdadera construcción más amplia, que contenga y trabaje para las grandes mayorías.
Desde esta provincia celebramos el anuncio de la fórmula presidencial Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner. Estamos convencidos de que es una decisión que va en el mismo sentido de la que oportunamente adoptó el peronismo fueguino y que hoy es una realidad.
Es un primer paso que nos va a llevar a la reconstrucción de la Nación y a la recuperación económica, y para Tierra del Fuego abre la esperanza de un modelo que vuelva a privilegiar la industria, la producción y la generación de empleo.
Conocemos a Alberto Fernández, sabemos de su pensamiento y de su aporte fundamental durante los últimos meses con vistas a la unión de los sectores del campo nacional y popular. Sabemos del rol que le tocó cumplir como jefe de Gabinete del gobierno de Néstor Kirchner. Es un dirigente con trayectoria, solidez, experiencia e ideales claros.
Para nosotros, los fueguinos, representa una esperanza. Alberto Fernández conoce nuestra realidad. Hace poco visitó nuestra provincia, recorrió sus ciudades y se reunió con nuestra gobernadora Rosana Bertone. Está consustanciado con la necesidad de la prórroga de la Ley 19640, con la causa Malvinas, con la importancia geopolítica de Tierra del Fuego. Estamos convencidos de que con su presidencia vamos a encaminarnos hacia la concreción de un anhelo compartido por todos los fueguinos: una provincia pujante, con una mejor calidad de vida para todos sus habitantes.
No puedo dejar de destacar el gesto de Cristina Fernández de Kirchner, que la vuelve a ubicar no solo como una estratega en lo político, sino como una verdadera estadista, que sabe leer la realidad de su tiempo. Una dirigente a la altura de la demanda del momento histórico.
Un gesto de grandeza e inteligencia que nos invita a todos a seguir el ejemplo. En épocas en que la política parece ser un laboratorio de marketing, encuestas e imagen, no dudó en privilegiar un armado que prioriza no solo la expectativa de poder, sino que asegura una gestión de gobierno que contemple a todos los sectores, imprescindible para poder superar esta crisis sin precedentes a la que nos ha llevado la alianza Cambiemos.
Desde lo personal y desde el espacio que ocupo mi compromiso como militante es trabajar que Alberto Fernández sea nuestro próximo presidente. Por la recuperación de nuestra Patria, la grandeza de nuestra provincia y la dignidad de todos los argentinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *