CUANDO LA PATRIA LLAMA

Hay veces en que la Patria convoca a sus mejores hombres y mujeres para cambiar la historia. Y el concepto de Patria es tan noble y diverso que puede abarcar la Patria Chica, el barrio, la ciudad, la provincia, el país, y la Patria Grande, la de nuestra América toda. En todos los casos, la Patria nos iguala. Dicen que Patria es el lugar de nuestros padres. Y a mí también me gusta decir que es el de nuestros hijos. Un hombre y una mujer saben que están en su lugar en el mundo cuando deciden tener a sus hijos, criarlos, verlos crecer.
Hace 28 años la Patria chica convocaba a sus hijos. A todos. Y allí estuvieron, ante el llamado histórico y único. El 1 de junio de 1991 nacía la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. La más joven, la más grande, la más austral. Nuestro lugar en el mundo logró su estatus, independencia y dignidad. Y en su nombre llevó inquebrantable y para toda la eternidad la marca de la soberanía.
Allí estuvieron ese día las mujeres y los hombres con el mandato constituyente. Y con ellos, estuvimos todos. En su voz llevaban las voces de todos los habitantes de este bendito territorio del sur argentino. Cada cual con su ideología. Porque cuando la Patria llama no hay que dejar los ideales de lado. Al contrario, hay que afianzarlos. Dejarlos en la puerta de un congreso es admitir que entre nosotros no somos capaces de dialogar, de acordar y de construir. No a pesar de nuestras diferencias, sino a partir de ellas.
En estos días, la Patria chica nos vuelve a convocar. A sus hijas y sus hijos. Porque este también es un momento histórico. Porque esta provincia joven y digna necesita de los mejores para encaminarse al futuro de grandeza con la que nació, hace hoy 28 años.
Cada quien con su ideología, con sus ideales, con sus lealtades. Pero debemos estar todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *